Páginas

lunes, 23 de julio de 2012

Reseña: El secreto de Lucía Morke

Sinopsis:
 Lucía Morke pasa las tardes leyendo novelas góticas a su vecino ciego. Una carta de un amigo desaparecido hace dos años cambiará su vida completamente. Su amigo le pide quedar en una carretera desierta de Los Monegros, escenario de muchas leyendas urbanas. Al llegar, sólo encuentra el hotel vacío, el Limbo...y, colgando de la puerta, la brújula que ella había regalado a su amigo.
Autora: Inés Macpherson

Opinión personal:
Aunque ha habido alguna cosilla que no me ha gustado, puedo decir que: Me he encantado! Todavía siento miles de escalofríos por el cuerpo y no puedo evitar girarme de vez en cuando para comprobar que no haya nadie ni nada a mis espaldas...
Lucía es una adolescente de 16 años, rubia y de ojos verdes, un poco (bastante) gotiquilla que lleva una vida totalmente normal. Cierto que no sale los fines de semana ni tiene una legión de chicos que babeen por ella como su amiga Vanesa... Pero eso no le importa: Tiene sus libros.
Nuestra protagonista adora todo lo que tiene que ver con el terror pero, como ella bien deja claro varias veces durante el transcurso de la lectura, no querría vivir ninguna de las historias que tanto le gusta leer.
Como si hubiera caído del cielo, Lucía encuentra un trabajo que le va que ni pintado: leerle a su vecino ciego, Roderick, un par de días a la semana.
Un día, al salir de clase,  nuestra Lucy está intentando encontrar un libro que pueda ser del agrado de su vecino cuando, de pronto... Plaf! De entre una de las páginas de un libro, cae una carta con su nombre y su  mente viaja al pasado, al recuerdo del chico que, hace justamente dos años, le escribió esa carta: Hugo.
Hugo era su mejor amigo. Un niño que disfrutaba adentrándose en edificios abandonados, bosques oscuros y todo tipos de lugares escalofriantes con la intención de encontrar cualquier cosa relacionada con fantasmas, monstruos, etc... De ahí, el nombre con el que Lucía le llama a veces: El Investigador Paranormal. Sin embargo, después de entregar esa carta a nuestra protagonista, Hugo desaparece y ella no vuelve a saber de él...
Debido a eso y a los ánimos de  Roderick, Lucía decide buscarle.

"Con el libro bajo el brazo, esperé a que el semáforo se pusiera en verde. La carta de Hugo estaba bien protegida entre aquellas historias de misterio. Haberle reencontrado de aquel modo era una sensación extraña. Solo eran palabras —sus palabras—, pero le echaba de menos. De repente pensé que Roderick era experto en historias de fantasmas, así que quizás podría darme alguna idea para recuperar a mi amigo."

Así que, después de mirar en varias casas, llamar a varios teléfonos, hacer de espía y soportar alguna que otra palabra un tanto dolorosa, Lucy consigue quedar con su queridísimo Hugo, el cual ya no es el mismo niño que recordaba...

"Había cambiado... ¡Y qué cambio! Era mucho más alto de lo que recordaba y tenía los hombros más anchos. Ya no podría meterme con su pelo alborotado, porque se lo había cortado, y ahora le daba un aire más serio y ordenado. Llevaba unos tejanos oscuros y una camiseta azul marino con cuatro botones abiertos que dejaban entrever su piel. Un abrigo largo y negro le daba un toque misterioso que hizo que me quedara sin palabras. Solo clavé la mirada en su rostro y me quedé allí, observándole.

—Qué, chica de los libros, ¿no vas a decir hola?"

Lucía se encuentra en una nube, ha vuelto a recuperar a su único amor y todo va viento en popa, a toda vela!... Pero todo tiene su fin, y para la pobre, el suyo ha llegado más temprano que tarde: Hugo tiene que irse con su tío a un hotel a investigar si, como las leyendas urbanas cuentan, ahí se encuentra el fantasma del loco que mató a toda su familia y a varios huéspedes en él.
La pobre se aferra a la ilusión de que volverá pronto pero Hugo le comunica por carta (son un poco anticuados, pero tiene su romanticismo...) que la investigación se ha alargado... Pero él quiere verla, así que, le propone que vaya al hotel a pasar el fin de semana...
Lucía está que no cabe en sí. Con la ayuda de su amiga Vanesa, consigue hacerles creer a sus padres que se quedará con su amiga para pasar un "finde de chicas", prepara la maleta (con su buena lencería), imprime la dirección de internet y se va de casa, dispuesta a coger el primer autobús que le llevará hacia ese fin de semana tan romántico con su chico... 
Lo que ella no sabe es que, nada más montarse en ese autobús, comienza su propia novela de terror...

Y entonces lo vi.
Por un instante, leí la angustia en su rostro. Se había asustado. Esa era mi baza, y la iba a jugar. Me daba igual si nos empotrábamos contra un árbol o moríamos aplastados contra una roca, pero tenía clara una cosa: no dejaría que él me hiciera daño."

Con una narración en primera persona, con la que Lucía te transmite todo lo que siente hasta el punto en que hasta tú hiperventilas con ella y notas todos sus escalofríos, este libro de casi 200 páginas es una lectura que recomiendo con creces. Es un único libro, por lo que el final es cerrado (aunque cuando estés terminando, no lo parezca). Seguramente, te provocará pesadillas y más si te lo lees como yo, en un sólo día, ya que todas esas imágenes y sensaciones horrorosas  se juntan y no te dejan respirar.
Lo único "malo" que podría decir es que Lucía no deja de pensar en Hugo ni cuando está en varias  situaciones en las que una persona normal en lo único que pensaría sería en cómo poder salvar su vida... Pero bueno, quiero creer que le ve como un bote salvavidas al que aferrarse.


El Secreto de Lucía Morke
  es un libro fascinante que lo tiene todo: miesterio, acción, terror y romance entre sus páginas y por eso se lleva las cinco maripositas! 







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada