Páginas

viernes, 29 de noviembre de 2013

Reseña: Something Like Normal

Sinópsis
Cuando Travis vuelve a casa de su paso por Afganistán, sus padres se están separando, su hermano le ha robado a su novia y su auto, y él es perseguido por pesadillas de la muerte de su mejor amigo. No es hasta que Travis se tropieza con Harper, una chica con la que ha tenido una relación difícil desde la escuela media, que la vida en realidad empieza a mejorar. Y mientras él y Harper empiezan a salir más, él comienza a abrirse camino a través del campo minado de problemas familiares y estrés post-traumático a la posibilidad de una vida que podría parecer normal de nuevo. El sentido de humor seco de Travis, y un increíble sentido del honor lo hacen un héroe irresistible y eminentemente adorable.

Opinión personal
Descubrí éste libro gracias a la página de reseñas de una amiga: Promises y su reseña, lo que contaba de él me gustó tanto que dije: Tengo que leerlo.
Y dicho y hecho. Me lo leí en dos horas. Antes de empezar quiero preguntar una cosa: ¿Por qué ponen esa foto? Vale que hay amor y todo eso pero yo no creo que sea esa la única o por lo menos, la relación más importante del libro... Pero bueno.

Empezamos el libro junto a Travis, un chico de 19 años que regresa de Afganistán para sus "vacaciones". En el aeropuerto, lo que se encuentra es a su madre, que ha contratado a una banda (una jodida banda... ¡hahaha! lo que me reí...) y, aunque está en casa, Travis se siente bastante lejos de estar a gusto.

" Al final puedo ver a unos pocos chicos de la banda de música de la escuela secundaria tocando el Himno de los Marines, y a un par de chicos mayores, con sus uniformes azules estirándose en la cintura, actuando como guardias de honor no oficiales.

Jesucristo, por favor dime que mi madre no alquiló una banda. "


Nada más empezar el libro, Travis te transmite su angustia. Él siente que no debería estar ahí. Que no debería estar vivo.
Se siente culpable de que Charlie, su mejor amigo desde que lo conoció en el campamento de entrenamiento, muriera justo delante de sus ojos y él no hiciera nada, "sabiendo" quién era el culpable.
Por esta razón, Travis no llega, lo que se dice, precisamente sólo. Charlie le acompaña. La imagen de su amigo se le aparece cuando menos se lo espera y él, aunque en el fondo sabe que está muerto, no puede evitar hablarle.

 
"Más allá de un grupo de gente esperando por su equipaje, veo a un chico de cabello oscuro que lleva camuflaje del desierto, apoyado contra una columna. Se parece a mi amigo Charlie Sweeney. Hemos sido amigos desde el campamento de entrenamiento y fuimos enviados a Afganistán en el mismo pelotón.
[...] Doy un paso hacia él y una extraña especie de alegría burbujea dentro de mí como una botella de refresco, porque si mi mejor amigo está aquí en Florida, significa que no está....
....Muerto.
Se me revuelve el estómago y mis ojos se calientan con lágrimas que nunca parecen llegar [...] estoy parado hablando en voz alta a un espacio vacío. Y toda esa alegría simplemente se filtra fuera, dejándome vacío otra vez."


El libro está contado en primera persona desde el punto de vista de Travis. Vemos lo que piensa, las alucinaciones no sólo de su mejor amigo sino de la guerra, ya que es prácticamente incapaz de andar sin buscar bombas en la arena de la playa o de ir al cine y que el ruido de los altavoces no le recuerde a los tiroteos que vivía en Afganistán, y eso sin tener en cuenta las pesadillas que le asaltan todas las noches y que no le permiten dormir más de dos horas seguidas.

Éste libro me ha encantado. 
Es un libro muy triste desde mi punto de vista y no sólo porque la historia de Travis puede ser la historia de cualquier Marine o Soldado. Todas las descripciones y detalles que cuenta el protagonista durante el libro, tanto de las costumbres de Afganistán, la situación y las condiciones en las que tienen que vivir los hombres destinados allí me puso la carne de gallina. (¿Todo eso de que es más alta la multa por matar a tu perro que por matar a tu propia madre? ... Eso es... No tengo ni palabras para describir lo que es.)
Es un libro que te tiene con el corazón en un puño pero que, sin embargo, también te saca sonrisas y carcajadas. Es imposible que la madre de Travis te sea indiferente. Esa buena mujer es un cacho de pan. Las riñas con sus compañeros de pelotón son como ver a tres hermanos peleándose por todo y picándose a la mínima oportunidad que tienen. ¿Y Harper? Su bote salvavidas.

Hubo un par de partes del libro en la que no pude evitar contener el aliento y que se me callera alguna lagrimilla... SPOILER ¿La parte del funeral conmemorativo de Charlie? Cómo él habla de su mejor amigo y después tiene que salir corriendo porque no quiere que nadie le vea llorar. Y cómo después al final se deja sentir, estando con Harper y se libera un poco de ese peso que llevaba desde hacía tanto tiempo encima. ¿Y la parte del final? Esa carta de Travis a Charlie contándole todo y lo del guardarle un sitio al final? Aish... FIN SPOILER.


El porqué de que Travis me halla encantado tanto como narrador y como personaje principal de éste libro es porque, a medida que avanza, él va creciendo inevitablemente.
Piensa que, aunque su mejor amigo muriera delante de sus narices, no se le está permitido llorar o pedirle ayuda a nadie porque él es un hombre. Piensa que muchísimos compatriotas que combatieron en Vietnam o en la Segunda Guerra Mundial pasaron por todo eso sin ir a un psicólogo ni nada de eso, así que, ¿por qué tendría que hacerlo él, entonces? Él puede con eso.
Sin embargo, mientras lees, Travis pasa por momentos muy malos y crece a partir de ellos. Empieza a darse cuenta de que llorar no le hace menos hombre; que hablar con la gente de lo muchísimo que quería a Charlie y de lo mucho que le echa de menos no le hace más débil. Al contrario, le hace más fuerte.


Un libro que te hará reflexionar sobre lo frágil que es la vida de una persona, cómo vemos el mañana tan lógico cuando, en realidad, ni siquiera la próxima hora de tu vida está asegurada.
Un libro que te hará darte cuenta de que abrirte a las personas que quieres y descargar el peso de tus hombros no te hace "ser menos", sino que te libera y te permite vivir el día a día de una manera más óptima.
Un libro que, simplemente, se clavará en tu corazón y te dejará esa sención de maripositas en el estómago desde el principio hasta el final.

ALTAMENTE RECOMENDABLE.


"Tal vez algún día nos veremos de nuevo Charlie. En serio, quiero decir. Hasta entonces, guárdame un sitio, ¿de acuerdo?"





 
 











  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada