Páginas

jueves, 9 de agosto de 2012

Reseña: La novia del Guerrero


Sinopsis
Lady Roslynn no sabía qué podía esperar de su futuro marido, el célebre Oso de Brecon. El rey había decretado su boda con el poderoso señor galés, y Roslynn temía lo peor. Como viuda de un noble al que habían ejecutado por traidor, no tenía derecho a aspirar a una unión por amor, pero en el fondo de su corazón, la dama soñaba con un hogar y una familia.

Con una sola mirada, lord Madoc de Llanpowell conseguía que a Roslynn le hirviera la sangre. El curtido guerrero resultó ser un amante apasionado y un marido atento, pero los secretos del pasado de Madoc amenazaban con apartarlo de su esposa. Por eso, Roslynn estaba decidida a sacar a la luz toda la verdad que se escondía bajo la armadura de su guerrero.

Autora: Margaret Moore
Opinión Personal
Bueno... Mientras leía este libro, he tenido a mi mejor amiga diciéndome al oído: Mojabragas...Mojabragas...
Y es que no es más que eso. Un libro "mojabragas" y creo que hasta lo halago demasiado porque ni a eso llega...
Lady Roslynn es enviada a Gales como un premio para Lord Madoc ap Gruffyd por su ayuda en la captura del traidor Wimarc de Werre, quien era el marido de Lady Roslynn.
Ella llega a los territorios de Llanpowell con una idea clara en la cabeza: no dejara que ningún hombre vuelva a tomarla en contra de su voluntad.
Y al principio piensas "vaya! va a ser una protagonista con una voluntad fuerte, eso está bien..." Pero luego aparece por primera vez el Lord y a ella se le cae la voluntad al piso.
A medida que leía el libro, me daba la sensación de que la escritora quería transmitir algo en concreto pero que luego, sin embargo, no terminaba de plasmar bien. No puedes poner a la protagonista como una mujer fuerte y decidida, que no se dejara tocar y que a las dos líneas siguientes de estar asustada por los recuerdos del maltrato de su marido,(que tal como lo describe ella es brutal) esté besándose apasionadamente con Madoc y dejándose tocar sin ningún problema. Si tiene un trauma, tiene un trauma y la escritora no debería haber hecho eso. Que hubiera esperado un poco más o yo que sé, que hubieran ido poco a poco.
Otra cosa que no me ha gustado es que, al día siguiente de conocerse, se casan. Vale, que ella había ido allí para eso, pero lo que no me gustó fue que, a la mañana siguiente de haber compartido el lecho, estaban tan empalagosos como si llevaran años casados y eso no me lo he creído para nada(aparte de porque estaba flipándolo a más no poder por cómo se estaba comportando la tan "traumatizada" Roslynn)
Por otro lado, está el señor de Llanpowell. Con este personaje tengo sentimientos encontrados: me ha gustado que no fuera tan bestia ni bruto como la mayoría de protagonistas masculinos de la lectura histórica/romántica. Pero es que era abrir la boca y me hacía vomitar arcoiris. Lo llaman el Oso de Brecon... Yo creo que debería ser Oso DE PELUCHE de Brecon...
Al igual que Roslynn, Madoc también tiene unos traumas que no me llegan a calar... No sé, no me da pena,no me siento mal por él, no me transmite nada, excepto las ganas de ir a quitarme el azúcar que me tira con sus palabras.
"Madoc
-Cuando te miro podría ser capaz de olvidarme hasta de mi nombre"
Madoc tiene una trifulca bastante rara con su hermano mayor Trefor, que le roba las cabras porque está resentido con su hermano, por unos sucesos del pasado. Madoc para compensar sus robos va a sus tierras y le quita el número proporcional de cabras porque, aunque haga esas cosas, sigue siendo su hermano... Pues vale. Se supone que son adultos... Las cosas podrían haber ido de otra manera, pero como yo no soy la escritora, me callo. No sé, ha querido crear una odisea entre hermanos que se ha quedado en un pequeña riña que se habría podido arreglar hace años.
Trefor... La escritora te lo pone como el malo malísimo durante gran parte de la historia. Hay una parte en la que el hermano de Madoc "rapta" a Roslynn y su familia, que iban de camino a casa, y pensé: uy! por fin algo de acción... Y a la página siguiente me di cuenta de que no había acción ninguna. Al principio, por cómo se comporta y lo que hace, piensas que dará juego, que habrá una contienda por la vida de la dama y su familia que dará un poco de vidilla a la historia... Y a la página siguiente, Trefor pasa de secuestrar a soltar halagos por la boca a la mujer que tiene delante de él... De  malo la verdad es que tiene poco y da incluso pena...
Lo único que se salva de la historia y que me ha encantado ha sido el tío de Madoc: Lloyd. Sin duda, es lo más bueno de la novela. Yo me reía a carcajadas con este personaje tan dicharachero y para mi gusto, no ha tenido tantas páginas como se merecía.

—Os advertí acerca del braggot, ¿no es así? —le preguntó a lord Alfred, que estaba ligeramente
verdoso, mientras le daba unos golpecitos en el hombro—. Los normandos no tienen estómago.
Hay que haberse criado con ello; Yo, sin embargo, puedo beberme un cubo y...
Lord Alfred se levantó rápidamente de la mesa, agarrándose el estómago mientras corría.
—Bendito Santo Dafydd, no tiene ninguna capacidad para beber braggot —murmuró Lloyd, con
un suspiro, mientras sacudía tristemente la cabeza.

Desde mi punto de vista, La novia del Guerrero, es uno de esos libros que leer cuando no tienes nada que hacer en verano y el único sitio en el que te apetece estar es tirada en el sofá al lado del ventilador o bajo el aire acondicionado.
Por el tío Lloyd, lo que me he reído con él y esas horillas en las que me ha entretenido, La Novia del Guerrero se lleva dos maripositas.



  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada